Advertisement

Fotografía Erótica : Primeros años ( Segunda Parte )

En esta segunda parte continuaremos desglosando los comienzos de la fotografía erótica. En un principio el negocio del desnudo fotográfico era muy rentable. Las primeras imágenes, por su precio, sólo se movían en las altas esferas. Cuando llegó el negativo-positivo se hizo menos costoso y más rápido. Se comenzó a masificar y tan grande fue su auge que ni las leyes pudieron con ella. En la prensa de la época eran frecuentes los anuncios de venta de fotografías eróticas por correspondencia.






La fotografía erótica surge no como un campo de representación inédito, sino como una idea que ahora era presentada en un soporte extraordinario. Si bien el fetiche siempre estuvo ahí, se realizaba de otras formas, lo que hace la fotografía, envuelta en todo renombre que asumió como la representación misma de la realidad. Así pues, a finales del siglo XIX ya podíamos encontrar tres grupos de fotografías de cuerpos desnudos. Por un lado estaban las que se consideraban antropológicas, es decir, las que retrataban a mujeres de otras razas para catalogar y estudiar a los seres humanos. También estaban las pornográficas que sólo podían comprarse en el mercado negro por ser algo ilegal. Y por último la fotografía erótica pero desde una visión artística. 







El nivel de las fotografías cambió, si algunas se vinculaban estrechamente con las bellas artes, con una búsqueda por el refinamiento, por el ideal de la belleza, otras iban directo al punto en lo que toca al objetivo: la desnudez por sí misma. En este último grupo fotográfico fue el más extendido a principio del siglo XX gracias en parte al nacimiento de las revistas y a la nueva técnica de impresión que permitía reproducir de forma barata las imágenes. De nuevo París se convirtió en el centro de esta nueva revolución de la fotografía erótica, a través de las imágenes de las bailarinas del burlesque desnudas o semidesnudas. 






Puede entenderse que estas imágenes constituyen un logro muy significativo en la evolución de la historia de la fotografía y el arte. Son manifestaciones de una larga tradición y una cultura altamente sofisticada. A principio del siglo XX, gracias al fin de la censura europea del erotismo supone el regreso de bellas y artísticas imágenes eróticas, se vuelve a dar importancia a la imagen refinada.

No obstante, las imágenes erótica no empiezan a considerarse como fotografía moderna hasta 1950, con los conocidos “club de cámara” que llevaron la fotografía erótica al ámbito artístico tal como se conoce hoy en día.






Publicar un comentario

0 Comentarios