Libros de Fotografía : La caja roja. La Guerra Civil fotografiada por Antoni Campaña



Ocultas en el fondo de una casa de Sant Cugat del Vallès (Barcelona) a punto de ser derribada aparecen dos cajas rojas. ¿Qué habrá en su interior? Un descubrimiento totalmente inesperado: más de 5.000 fotografías que Antoni Campañà Bandranas (1906-1989) tomó durante los tres años de la Guerra Civil. Un enorme friso de la vida en guerra de uno de los grandes fotógrafos pictorialistas del país se despliega ante nosotros. Republicano, catalanista y católico practicante, Campañà retrata una realidad trágica y contradictoria, rica en matices, con contrastes a menudo dolorosos.




Desde arcos de iglesias víctimas de la iconoclastia revolucionaria hasta retratos de ácratas tan atractivos que los propios anarquistas acabaron usándolos para hacer postales. Desde protestas por la falta de alimentos delante de la Pedrera de Gaudí hasta soldados del Tercer Reich desfilando por la Diagonal. Acabada la tempestad, Campañà enterró sus fotografías. No quiso que nadie las viera, pero no las destruyó. Un fotógrafo no puede renunciar a lo que sus ojos han visto e interpretado. ¿Para quién era aquel testimonio? Hoy, afortunadamente, es para todos nosotros. El reportero Plàcid Garcia-Planas, el historiador Arnau Gonzàlez i Vilalta y el fotógrafo David Ramos han trabajado con este legado.






Antonio Campañá Bandranas ( 1906 - 1989 ) fue un fotógrafo, nacido en Arbucias. Sus primeras fotografías las realizó en la comarca de Osona ya que su padre y su abuelo eran contratistas de obras y les acompañaba en ocasiones. Comenzó los estudios de Peritaje mercantil en Barcelona pero no los terminó y se puso a trabajar en una tienda de fotografía, en la que estableció contacto con diferentes fotógrafos.


Pronto se afilió a la Agrupación Fotográfica de Cataluña en la que conoció a Joaquim Pla Janini y Ramón Batlles con los que estableció amistad y con los que aprendió diversas técnicas pictorialistas. Cuando se casó en 1933 realizó su viaje de novios a Múnich donde asistió a clases con el fotógrafo alemán Willy Zielke para perfeccionar su técnica. Forma parte junto a sus amigos citados de una generación de fotógrafos defensores del pictorialismo en la que se incluyen José Ortiz-Echagüe, Claudi Carbonell y otros.






Publicar un comentario

0 Comentarios