Directores de fotografía : Néstor Almendros

 



Néstor Almendros (1930-1992) fue un director de fotografía español y miembro de la ASC (American Society of Cinematographers). Residente en cuba desde 1948, Néstor Almendros desarrolló buena parte de su carrera en Francia rodando con algunos de los mejores directores de la «Nouvelle Vague».


La decisión de Sophie (1982)


Hijo de maestros, sufrió directamente las consecuencias de la persecución del Magisterio progresista por parte del aparato franquista. Su padre, Herminio Almendros, nacido en Almansa (Albacete), fue un pedagogo muy reconocido en América Latina. Tras la Guerra Civil Española Herminio Almendros se exilió en Cuba en enero de 1939. Allí trabajaría como editor y maestro. La madre de Néstor, María Cuyás Ponsa era también profesora, pero al contrario que su marido, se quedó en España con sus tres hijos y sufrió la cárcel y un traslado forzoso a Huelva en 1944, como consecuencia del proceso de depuración profesional del Magisterio.

En 1948 Néstor se marchó a Cuba con su padre, para evitar su incorporación al Ejército español. El 25 de enero de 1949 su madre y sus hermanos, Sergio y María Rosa, pudieron reunirse con ambos en La Habana.




El lago azul (1980)


Desde su juventud, Néstor demostró gran interés por las artes, pero sobre todo por el cine. En Cuba obtuvo su licenciatura en Filosofía y Letras (1955) y comenzó su carrera como director de fotografía y realizador de películas aficionadas, junto con el fotógrafo cubano Herman Puig, entre otros.



En ese mismo año marcha a Nueva York a estudiar cine al New York City College. El curso siguiente está en Roma, en el Centro Sperimentale di Cinematografia. En 1957 vuelve a Estados Unidos, en donde enseña español en el Vassar College (estado de Nueva York) durante dos años, en tanto que dirige piezas teatrales de estudiantes hispanos en el Middlebury College.




Kramer contra Kramer (1979)


Tras la Revolución cubana, volvió a la isla, donde rodó diversos documentales para el Instituto Cubano de Arte en Industria Cinematográfica (ICAIC), como Gente en la playa, (1961), sin embargo, al estar en desacuerdo con el gobierno surgido tras la revolución, abandonó el país en 1962, dirigiéndose a Francia, animado por la nouvelle vague. Allí desarrolló una brillante carrera como director de fotografía, con películas como El pequeño salvaje (1969), La historia de Adéle (1975) de François Truffaut o todas las realizadas por Éric Rohmer entre 1966 y 1976 (La coleccionista, Mi noche con Maud, La rodilla de Clara, etc.).



El pequeño salvaje (1969)


Más tarde, simultaneó sus trabajos en Francia con otros en los Estados Unidos con películas como: Días del cielo, de Terrence Malick, por la que obtuvo un premio Oscar de fotografía en 1978; Kramer contra Kramer (1979), Bajo sospecha (1982) y Billy Bathgate (1991), las tres de Robert Benton; El último metro (1980), de nuevo con Truffaut; la taquillera The Blue Lagoon (1980), protagonizada por una debutante Brooke Shields; La decisión de Sophie (1982), de Alan J. Pakula (por cuya fotografía fue nominado al premio Oscar en 1983) o Pauline en la playa (1983).




 
Días del cielo (1978)


Almendros siempre se declaró un enamorado de la fotografía realista y sin artificios, capaz de representar la realidad de forma casi documental pero sin perder jamás su vertiente expresiva. En «Días de cielo» rodó gran parte de las secuencias en la llamada hora mágica, usando fuentes de luz natural y concediendo gran protagonismo al paisaje y los espacios abiertos. Pintores realistas norteamericanos como Edward Hopper o Andrew Wyeth fueron su fuente de inspiración.




Pauline en la playa (1983)



Publicar un comentario

0 Comentarios